viernes, 29 de enero de 2010

Cuando vuelves a casa...

Cuando al marcharte me dejas,
la fragancia de tu ausencia…
me acompaña el amargo vacío,
dulce amigo… hasta que vuelvas.
Y, como siempre, me quedo
desolada entre los ecos,
de mis quietas intermitencias
buscándote entre las pocas cosas
“nuestras” que aquí quedan…
Y si al día siguiente necesito
tal vez una risa queda,
claro!, no la encuentro…!
te la llevaste en tu maleta…
Como te llevas contigo
por las dudas, mis caricias
junto con la alegría y tu paciencia
por el reclamo inclemente…
De si vuelves…, y que cuándo...
o que… otra vez!… y mi llanto…
Pero es que no dejas nada
aquí en la casa y se van contigo…
la pasion…
la suavidad…
lo fragante…
la ternura…
hasta la vida…
Y sólo me queda…
una piel helada,
mis dos manos vacías,
el sexo clausurado,
la boca exánime
el cuerpo sin tu peso
que se siente tan liviano…
Y entonces quedo,
esperando…
Hasta que vuelves…
como siempre…
soplando siete alientos divinos
sobre mis labios que despiertan…
Huracanada tromba en el reencuentro
Devuelves la vida que es mía
saltando sobre mis raíces, feliz…como un niño
inundándome de almíbares
y dibujando con besos
mil sonrisas en mi cara

Y la memoria se esfuma…
Y el deseo nos gana…

Toda pena se olvida, mi amor
cuando vuelves a casa…

6 comentarios:

Anónimo dijo...

He leido tu "Cuando vuelves a casa..." y en verdad que es hermosa. Te hace pensar en lo que va quedando de cada uno. Tengo preparado mi maletín. Es curioso, pero casi seguro que coincide con el de otros muchos desesperados e ilusos. Fue hace poco, pero sea como fuere una de las esquinas del muelle de Sevilla seguía estando alquilada por mi durante los años que yo ya cumpliere pataleando los limoneros del jardín con ese vapor incoloro que se llama, no sé cómo, y huele con una frangancia de las aguas que resultan de las bodas del jazmín.
Un Beso.

Kuervo, el dijo...

Pasando a saludar,
espero estès bien, sentidas y muy lindas expresiones dejaste fluir en esta dedicatoria.

Abrazo.

La cuentera Idaluz dijo...

Un poema que invita a leerlo repetidas veces. Magico el reencuentro de los dos amantes. Tu forma es original de expresarlo. Gracias por compartir, saludos desde España.

ALFREDO LEGNAZZI dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Osoguille dijo...

Me dejo triste esta lectura. Me hace pensar en los desencuentros, en la gente que está y deja de estar aunque se quede... es bonito. NO se parece al que yo escribí "Puedo" en el cual la persona amada no vuelve. Este es mucho más angustiante y crudo, porque se vuelven a ver.

metemuertos dijo...

Más allá de cierto usos de tópicos románticos enquistados en un discurso ya conocido, este poema tiene momentos geniales....(quietas intermitencias, saltando sobre mis raíces, etc). Ahora me parece que le falta cierta unidad que lo haría más potente.